Pergola and pagoda differences

Al planear la transformación de un espacio exterior, ya sea un jardín, un patio o incluso una terraza, es habitual encontrarse con términos como pérgola y pagoda, y a menudo se confunden o se usan indistintamente. Sin embargo, son estructuras muy diferentes tanto en diseño como en propósito. Conocer sus diferencias es esencial para tomar la mejor decisión al embellecer y funcionalizar tu área al aire libre.

¿Qué es una pérgola?

Una pérgola es una estructura de jardín que proporciona un área de sombra y es ideal para entretener a los invitados o simplemente para relajarse. Tradicionalmente, las pérgolas se construyen con pilares que sostienen vigas transversales y un enrejado abierto que permite el crecimiento de plantas trepadoras. Son perfectas para crear un ambiente acogedor al aire libre y están disponibles en una variedad de materiales como madera, aluminio y PVC.

¿Qué es una pagoda?

Por otro lado, una pagoda es una estructura que originalmente proviene de Asia, particularmente de países como China y Japón. Se caracteriza por tener múltiples niveles de techos que se curvan hacia arriba en las esquinas, creando un perfil distintivo y elegante. Aunque las pagodas se asocian comúnmente con templos y lugares de culto, su diseño ha inspirado el uso de elementos similares en la jardinería y la arquitectura del paisaje.

Diferencias clave entre pérgolas y pagodas

La principal diferencia entre una pérgola y una pagoda radica en su arquitectura y función. Mientras que las pérgolas son estructuras abiertas diseñadas para el ocio y la jardinería, las pagodas son edificaciones cerradas y suelen tener un propósito espiritual o decorativo. A continuación, exploraremos en detalle las características que distinguen a cada una.

Estructura y diseño

  • Pérgola: Diseño abierto, estructura sostenida por columnas, ideal para soporte de vegetación.
  • Pagoda: Diseño cerrado, múltiples niveles de techos, orientada a la estética y a menudo con significado cultural.

Material y construcción

  • Pérgola: Variedad de materiales, incluyendo madera, metal y PVC. Construcción modular o personalizada.
  • Pagoda: Tradicionalmente de madera, piedra o ladrillo, con una construcción más compleja y detallada.

Uso y funcionalidad

  • Pérgola: Enfoque en la funcionalidad al aire libre, como comedor o área de descanso.
  • Pagoda: Más decorativa o espiritual, a menudo no diseñada para estar en el exterior.

Clima y ambiente

  • Pérgola: Apta para una variedad de climas, se puede adaptar con la adición de toldos o cortinas laterales.
  • Pagoda: Generalmente fija y adaptada a un entorno específico, menos versátil en términos de adaptación climática.

Tipos de pérgolas

Si te has decidido por una pérgola para tu jardín, te interesará saber que hay distintos tipos que se pueden adaptar a tus necesidades específicas. Veamos algunas de las opciones más populares.

Pérgolas de madera

Las pérgolas de madera son clásicas y ofrecen un aspecto natural y tradicional. Son perfectas para integrarse en entornos con mucha vegetación y pueden ser tratadas para resistir las inclemencias del tiempo.

Pérgolas de aluminio

Las pérgolas de aluminio son ligeras, resistentes y requieren poco mantenimiento. Son una excelente opción para un estilo más moderno y pueden ser pintadas en una variedad de colores.

Pérgolas bioclimáticas

Las pérgolas bioclimáticas están diseñadas para adaptarse al clima, con lamas orientables que permiten controlar la luz y la ventilación. Son una elección sostenible y tecnológicamente avanzada.

Personaliza tu pérgola

La personalización es clave cuando se trata de instalar una pérgola en tu espacio al aire libre. Puedes elegir entre una variedad de accesorios y complementos, como sistemas de iluminación, calefactores, paneles deslizantes y mucho más. Todo esto para asegurar que tu pérgola no solo sea una estructura atractiva, sino que también sea completamente funcional para tus necesidades.

Consideraciones antes de comprar una pérgola

Antes de adquirir una pérgola es importante considerar algunos factores clave. Debemos tener en cuenta el tamaño del espacio disponible, la exposición al sol, el presupuesto y el estilo arquitectónico de nuestra vivienda. También es esencial pensar en el mantenimiento y la durabilidad a largo plazo de los materiales seleccionados.

VER OFERTAS

Cargar más productos